jueves, 9 de octubre de 2008

La primera página de Finnegans Wake

correrrío, pasados [la iglesia & la taberna de] Eva y Adán, desde viraje de ribera hasta recodo de bahía, nos trae por un comodio vico [road] de recirculación devuelt’a Howth Castel y Enrededores.

Sir [Almeric] Tristram [Tristán], violamores, de sobre’l mar angosto, había no todavía [pasadotravez] vueltoarrivar desde Norte Armórica a este lado del raquítico istmo de Europa Menor par’empuñapelear su [aislada] guerra peneinsular: ni [había] habido piedras de [jonathan] altosawyer por el riachuelo Oconee exageradas ellasmismás hasta [ser] jorgios [no gitanos] fabulosos del condado de Laurens mientras fueron dubliando su número [de mendigos (má’s y padres) ininteligibles huraños & tramposos] todo el tiempo: ni unavoz de unfuego [había] bramadicho mishe mishe [yo(soy)yo] para babautizar túerespetricio: no aún, sin embargo [venadeándolo] muy pronto después, habiun chicabrete [engañoso] culacabado [a] un soso viejo isaac [butt]: toda vía no, aunque todo se vale’n vanilidad, fueron envueltas [& escritas] hermanas sosias iracundas con dosún nathanyjoe [jonathan (swift)]. [Al] Pudrir una pizca de la malta de ‘pá había Jhem o Shen hecho cerveza por luzarco y al final del [puente] rory el arco iris [cejarreina] estaba para ser vistos algunosanillos sobre la caragua.

La caída (bababadalgharaghtakamminarronnkonnbronntonnerronn-tuonnthunntrovarrhounawnskawntoohoohoordenenthurnuk!) deun alguna vez viejo salmonzuelo [par] de wallstreet [en apuro por el muro] es recontada temprano en cama y más tarde’n vida parabajo a través de toda la juglaría cristiana. La gran caída de la pared’e lejos [ha] implicado con tan poco plazo la pafcaída de Finnegan, sólido hombre irlandés, que la cabezadehumpty[enla]colina délmismo prontamente envía una buena indagación hacia el oeste’n busca de sus dedosdelpiededumpty[enel]pueblo: y su picarribapuntoysitio [obelisco] está en [el lugar de] el noqueo enel parque donde naranjas han sido puestas paroxidarse [descansar] sobre’l verde desde que’l primer diablinense amó [vivo] a livia [liffey].

Disponible en:

http://www.jornada.unam.mx/2007/06/17/sem-victoria.html

Versión de Salvador Elizondo:

http://www.uam.mx/difusion/casadeltiempo/89_jun_2006/casa_del_tiempo_num89_53_56.pdf