miércoles, 24 de agosto de 2016

Edición Príncipe de “Finnegans Wake” en Español


Get an understandable reading of Finnegans Wake
into Spanish
 
Annotated translation of Book I, chapter 1!

Estoy realizando la traducción anotada de "Finnegans Wake", la última novela de James Joyce, prácticamente inédita en cualquier lengua (incluyendo el inglés), en lo que puede considerarse un centauro entre la narrativa y el ensayo.

El primer capítulo, por ejemplo, incorpora en mi versión 1,037 notas que refieren a alrededor de 7,000 referencias que no están explícitas para el lector común, por tratarse de canciones, alusiones históricas, literarias, mitológicas, bíblicas, coránicas, etcétera. Ofrezco por este medio participar en la Edición Príncipe de ESTE CAPÍTULO ENTERO, con el tratamiento que le he dado, lo que lo hace ASOLUTAMENTE LEGIBLE en español, pues he castellanizado todas las variaciones idiomáticas provenientes de alrededor de 60 lenguas, nativas o artificiales (francés, alemán, italiano, sueco, danés, noruego, volapuk, etcétera).

Esta labor ya ha sido reconocida por creadores de la talla de Enrique Vila-Matas, quien utilizó material mío para una de sus columnas en El País (2009), y que ahora tiene una liga destacada a mi blog desde el suyo:



Por esa razón, planeo que se publique un avance de lo que tengo terminado en un libro de pasta dura, con aproximadamente 150 páginas que cubren el primer capítulo (FW I.1). Para ello inscribí este proyecto en una iniciativa por Internet llamada Fondeadora, que ayuda a que todas las personas interesadas alrededor del mundo apoyen propuestas culturales y productivas de Latinoamérica. Esta es una invitación a que ustedes, mis personas más cercanas, participen de este fondeo, si es de su interés; por lo que recibirían el libro y su crédito en los Agradecimientos. Las maneras de participar son muy sencillas y se presentan en la página de Internet con el nombre de “recompensas”.

https://fondeadora.mx/projects/edicion-principe-de-finnegans-wake-en-espanol



Dentro de la República Mexicana

Por fondear el proyecto con $200, recogerás un ejemplar del libro en cualquiera de nuestras presentaciones al público en algún foro cultural por definir, ya sea en la Ciudad de México y/o en Cuernavaca. ¡Recibirás un caluroso abrazo y lo que la Providencia & el editor dispongan como alipús! Por supuesto, todos los fondeadores son bienvenidos; se les informará con oportunidad.

Por fondear con $250: un libro + el envío por correo ordinario con registro dentro de México.

Por fondear con $500: dos libros + el envío por correo ordinario dentro de México + ¡tu mención en los Agradecimientos! Además, si eres uno de los primeros 20 fondeadores que eligen esta opción, también te mandaré mi novela Carne de Cañón, de la que se ha dicho: “J.D. Victoria recorre con un humor erótico, muy al estilo de Bocaccio, los episodios jocosos y desvergonzados de una generación extraviada en los más extraordinarios y groseros placeres. Se recomienda esta obra por su lenguaje lúdico y por la exploración de situaciones muy actuales y poco tratadas por la literatura mexicana.”

Por fondear con $1,000: cinco libros + mi novela Carne de Cañón + el envío por correo ordinario en México + ¡dos menciones (nombres) en los Agradecimientos! Dale el gusto a alguien más de salir en los créditos de este libro: nunca se sabe cuándo podrás echárselo en cara.

Por fondear con $15,000: 75 libros + tu logo institucional o empresarial en la contraportada + mismo logo en interiores + entrega personal + presentación especial / conferencia magistral en una sede de tu elección (dentro de México); solamente se consideran cinco vacantes.

Por fondear con $25,000: 125 libros + tu logo institucional o empresarial en la portada + mismo logo en interiores + entrega personal + presentación especial / conferencia magistral en una sede de tu elección (dentro de México); solamente se consideran dos vacantes.

Fuera de México (resto de América y Europa occidental)

Por fondear con $800 (44 dólares, aproximadamente): dos libros + mi novela Carne de Cañón + ¡dos menciones (nombres) en los Agradecimientos! + Envío sin costo por correo ordinario con registro. Utiliza PayPal para transacciones en tu país e internacionales ¡a cualquier sitio! Sólo te registras una sola vez ¡y listo!

Por fondear con $1,800 (98 dólares, aproximadamente): cinco libros + mi novela Carne de Cañón + ¡cinco menciones (nombres) en los Agradecimientos! + Envío sin costo por correo ordinario con registro. Utiliza PayPal para transacciones en tu país e internacionales ¡a cualquier sitio! Sólo te registras una sola vez ¡y listo!

Cualquier otra alternativa será convenida entre el fondeador y el creador, en comunicación escrita ex profeso.


En algunos dispositivos (tabletas, celulares) se debe picar la flecha donde dice “Leer el proyecto completo” para conocer toda la información y la historia de cómo he llegado hasta esto: hacer algo que muchos habían considerado “imposible”.

Éste es el primer material que cumple cabalmente los requerimientos de una traducción (totalmente legible) a cualquier lengua de parte de esta novela; además de figurar como herramienta de divulgación de la obra más relevante de su autor, considerada por él mismo, y que ha sido puesta de lado por la Academia y el público en general, por su “dificultad” y “cripticismo”. Hasta ahora.

Join Joyce’s everlasting dream now!

jueves, 16 de junio de 2016

Issy se confiesa

En el capítulo 2 del Libro II de “Finnegans Wake” (considerado por sus exégetas ¡el más complejo! de toda la novela), se reproduce una estructura de “anotaciones de estudio” en donde los tres vástagos de HCE y ALP (el montículo de Howth y el río Liffey): los gemelos Shem y Shaun, aunados a su hermana menor Issy (una ninfeta), realizan comentarios al texto que entremezcla en su cuaderno escolar las materias de la educación clásica con la narración de un guía que nos lleva a los lectores / paseantes (expresamente aludidos) en un recorrido por Dublín para localizar a Humphrey Chimpden Earwicker y Anna Livia Plurabelle: los protagonistas.
 

Al llegar a la página 279, la nota (única) corresponde al extenso testimonio de la núbil Isabella (o Isobel), que exhibe una actitud lúbrica inusitada para la corta edad que representa el personaje; donde se asoman asimismo referencias al incesto, la seducción al padre, cierta intención suicida que se posterga, una diatriba contra el autor de estas páginas (JJ) y su gran burla contra la gazmoñería del compromiso y el matrimonio, en una confusa fusión (o fisión) de confesiones y alegatos procaces a favor de la liviandad y el desenfado en las relaciones carnales y sociales entre ambos sexos.


¡Ven, lisura de mi pizarra, para el compás de mi rociada! Con todas esas doradas juventudes de ovejas castradas dejándonos plantados con eso y los estremecimientos y enfermedades de lilas vulvares hay tres veces más plantas que cantos para cecilias & mirras por lo que estaba pensando justamente en matar tiempos homicidas de ponerle un fin a mí misma y mi mal & melodía, cuando recordé todos tus errores como pupilo de maestro en clase de perfección. No debes escribir no puedes si no quieres pasar por mentalmente subdesarrollado. Este es el modo harto & apropiado de decirlo, Sr. Si es mi elección masticada tragarme todo no dijiste que puedes comerte mis palabras por eso tan seguro como que hay una clabe en mi beso. Fue rápido caracara. Lo cual tuvo que ser hecho. Cuando conjugaremos juntos para perderla sobreponerse & extrañar mientras admiradores del mañana aman nuestra hora, palabra de vida y empuje para vivir, con amor ay he amado sobre mi espina dorsal y lo hace para siempre. ¿Eres tú severo mío? Entonces arrepiéntete. Mi destinado, Jr, a quien cuyo trono soy arrojada lejos, (aquí él es al instante, mi apilavida con pintalabios, un ícono agradable del novedoso disparate) cuando me deslice a través de mi pettigo & mis enaguas obtendré mi decreto & grado y tomaré lados & sedas cuando no estoy jodida primero por algún Rolando el Lasso laxo por un lapso, y luciré en los endebles filmitos para tentar & molestar a las junioritas de mi collage colegial quienes, aunque se ruborizan de fucsia, son ocho y veinte en octeto y virginidad a mi sombra pero siempre mis figurantes. Ellas pueden ser ciertamente de mi año pero ni una de mi día. Espera hasta que el manantial haya brotado en jerga de hispañol y los ladrones rueguen por abrir con palanca & los cerdos comiencen a volar que ellas van a ser mascotas de casa muy de primera para alcahuetear y consentir lo mío. Matrimonio inminente. La naturaleza le habla a todos de exso pero yo aprendí todas las reglas & runas del juego más animoso que ha bido por parte de mi vieja nana escandinava Asa. Una vieja puta de las más aventureras es ella y vikinga vicaria que bien los conoció a todos sabios de corazón y de pocas palabras por detrás y adelante. Cómo Olive d'Oyly & Winnie Carr, aceite de oliva y vinagre, faldonas, adularon la vestimenta & aderezo de una ensalada de salmón & salomón y cómo un vendedor ambulante de mirada furtiva y un viejo lobo de mar como salero & pimentero con un tarro de mostaza en medio conocieron & entremetieron a un poeta arranciado cada quien por su lado. Debe haber sido que los Locos de Mullan pordioseros más pesudos lo pusieron a escondidas. Bina de Bisse y Trestrine von Terrefin. Sonido de la saga del sagú, el rito da la vuelta & lo recto sale mal, matar el cacareo, poner al fuego la tetera y (deben recordar todos que yo lo olvido), echar cerrojo a la puerta por el rayo de thor. Oigan. Por Odín. No fue sólo para divinizar a ese perro dioso de un día en Estocolma de sueño como me senté a horcajadas sobre su altar de druidas al ingenioso Drewitt, tan fresca como un pepino & linda con el culo en cumbre, palmeando mis rectos muslos hasta las ruinas inclinadas, como postillona, en postal semental, un fustigo un alarde, contigo ofreciéndome nubes de incienso & trapos de mal olor ¡y ellos ponecuernos golpeados por solteros en los prados a sotavento! ¡No estés rojo de miedo, tú blanqueado manjar mencionado! Esta yegua isabella gris amarillenta en la que estoy montada conoce las callejuelas de la ruta & las reglas del camino de la rutina & el celo y no teme a ningún amante. ¡Así que canta alto, dulce despedido, como negro en el cielo! El buen padre agobiado con el parpaleteo en su ojo siempre tendrá bizcochos en su bolsillo para atragantarnos conellos & comprometernos por bien de nuestro michael & dios todopoderoso. Amen. Una pantomima. Un silencio. Silencio. Y silencio otra vez. Por dura la verdad del compromiso es más fuerte que la ficción fortuita y es suplicio el dinero para el sobrepelliz, oh mi joven amigo y ah mi dulce criatura, lo que compra la cama mientras el ingenio toma prestadas las ropas.

miércoles, 16 de septiembre de 2015

En Impossible Joyce: Finnegans Wakes

Destaca académico canadiense Patrick O’Neill las evocaciones implícitas en mi traducción del título “Finnegans Wake” como “Estela de Finnegan”:

J.D. Victoria’s 2009 Spanish translation of the opening chapter uses the quite different title Estela de Finnegan, which might initially tempt one to read it as merely a reductive “Finnegan’s Wake”, where the “wake” (estela) is in a maritime rather than a funreal sense. The term estela, however, has at least four separate implications in the context. As also meaning a “stele”, an estela may carry any one or more of its historical meanings, whether as a commemorative marker, as celebratory monument, or as territorial marker. Here it may be read as carrying all three: it implies, first, a commemorative marker for Tim Finnegan, gone but not forgotten; second, it implies a carefully worked monument to and celebration for the original Joycean text, commonly referred to in Spanish by the short form Finnegans; and, third, it suggests a territorial marker that instead of being placed between the original and its translation is placed to include in Joyce’s text all its translations, including this one. Nonetheless, and finally, the term estela does indeed also translate as a (maritime) “wake”, employed here, as the context indicates, to highlight the concomitant and inescapable fact that a translation, whatever its intentions, ambitions, and achievements, ultimately never has any choice but to follow, by definition, in the way of its original (2009, 1).


 O’Neill, Patrick. Impossible Joyce: Finnegans Wakes. 2013, Canadá, University of Toronto Press; pág. 29. 

martes, 8 de septiembre de 2015

Demos peso a nuestras palabras

Circula en redes sociales, a partir de agosto, la iniciativa de Julián Herbert y JD Victoria para alentar el ingreso al Sistema Nacional de Creadores de Arte (SNCA) de mayor variedad de artistas con recorridos y propuestas distintas; lo cual partió de su polémica al respecto de algunas prácticas hegemónicas, avaladas por las Reglas de Operación en uso, que condicionan la trayectoria “pública” como primer criterio de selección para los beneficiarios de la distinción y el respectivo apoyo económico. Estos son los argumentos que presentó a su contraparte uno de los postulantes, de quien Confabulario de El Universal y la revista electrónica Ciencia & Cultura publicaron en junio sendos fragmentos de traducción de “Finnegans Wake”, última obra (portentosa) de James Joyce, relegada incluso de los programas académicos de recuento y estudio: un proyecto de vida que, desde su punto de vista, resulta tan ambicioso como el original, que requirió 16 años de gestación, y rebasaría el cronograma trianual impuesto como norma por el SNCA.


 SÍ HAY MÁS RUTA QUE LA VUESTRA
Apuntes previos a la Propuesta
de Nivelación para el Ingreso
al Sistema Nacional
de Creadores de Arte

EL PESO DE LAS PALABRAS
Si bien aspectos generales de esta reflexión aplicarían asimismo para la operación del resto de las disciplinas enlistadas en la convocatoria más reciente (2015) para ingresar al Sistema Nacional de Creadores de Arte (SNCA), donde incluso en varios rubros ya operan mecanismos afines a los que se aludirán en la presente propuesta (incluyendo para las literaturas infantil, juvenil y en lenguas indígenas), acotaremos las referencias y el contexto a la disciplina de Letras en sus especialidades de Ensayo, Narrativa, Poesía y Traducción Literaria, atendiendo a un singular matiz de segregación que alientan las actuales condiciones del proceso de selección en dichos casos.
Por ello se presenta a su consideración este esbozo de iniciativa para modificar aspectos específicos al respecto en las Reglas de Operación del SNCA, cuyo objetivo declarado es “estimular, fomentar y apoyar la creación artística individual, así como contribuir a incrementar el patrimonio cultural de México”; donde la diversidad de proyectos (personales y colectivos) debe constituirse como uno de los elementos esenciales, siempre atendiendo al criterio insoslayable de apoyar de manera exclusiva “el talento y la excelencia”, y rechazando cualquier guiño a demeritar dicha misión adjudicando un sesgo “asistencialista” a este programa (en particular), para lo que existen otras vías de gestión en distintas y muy diversas instancias gubernamentales.

DE “IGUALES” A IGUALES
¿Pero quiénes y cómo definen “el talento y la excelencia”? Para ello subsiste el esquema de “justa retribución” que tiene su base en un primer filtro para los creadores más jóvenes, con fundamento en los incentivos brindados por los fondos estatales, que son el primer tamiz de calidad, aceptado de antemano; aunque en la oscuridad de los entretelones suelen asomarse atisbos de incipientes filias y fobias, cortejos, cabildeos y repartos a discreción de quien detenta el poder a esa mínima escala (autoridades burocráticas o santones culturales de la localidad).
El conveniente arranque en el propio feudo (dos o tres “logros”) facilita una estrella en el currículum para recibir alguna beca nacional para “menores de 30”, siempre al margen de criterios de adjudicación de abierta o solapada preferencia por “afinidades electivas”, como afiliarse a determinada “capilla” en boga o publicar en suplementos nacionales de evidente signo; si bien todavía existe espacio para el azar y/o la evaluación objetiva del trabajo literario del aspirante… si sobra algún lugar.
Los “premios nacionales” de provincia poco suelen valer, a menos que cuenten con el aval del INBA, y éstos con sorprendente regularidad parecen ofertarse bajo un velo de simulaciones y sobreentendidos, pues los jurados han sido ya tutores, compinches o estrechos colaboradores de los galardonados en algún foro, revista, congreso, coloquio, festival, encuentro o taller; aunque luego afirman no reconocer los textos trabajados de manera conjunta en la misma mesa. O el estilo como sello de agua en cada página. Los casos se multiplican año con año, entre pataleos histéricos y aplacadas ironías que fluyen de boca a pluma, teclado o podcast, sin mucho efecto. Por supuesto, los laureles obtenidos en el extranjero se cuecen aparte.
A causa pues de lo anterior, la mentada “paridad” ante los jueces de becas y certámenes está en entredicho.

PESSOA Y KAFKA, AUTORES “EMERGENTES”
Basta citar tan solo a estos dos escritores, que en sí mismos constituyen literaturas distintas de alcances universales, para echar por tierra el argumento que considera la trayectoria pública de un creador como su principal carta de presentación, talento y valía incuestionable. Siempre lejos de los reflectores y discretos con su arte, ¿cuántos como ellos se habrán perdido en el mundo porque sus respectivos albaceas acataron la voluntad insobornable del finado? ¿O porque ellos mismos destruyeron sus obras como un gesto de rencor o desprecio por el statu quo? ¿Cuántos hay ahora en la calle? ¿Cuántos en México?
El carácter de un escritor “de excelencia” suele ser, por lo menos, divergente del resto. Resulta entonces más sospechoso quien busca a priori el renombre que el que lo elude. Los hay Grandes entre nosotros que lo adoraron con o sin reservas (Sor Juana, Paz, Fuentes, Arreola, et al.) y otros de la misma talla que lo aborrecieron (Rulfo, tal vez Tario y pocos más). El periplo de cada autor es diferente. No todos comienzan publicando en la adolescencia ni persiguen el fasto a cualquier precio. No todos “sociabilizan” en banquetes o eventos pagados del erario ni departen en alegres tertulias con pares y mecenas. Los hay que guardan su arsenal, maceran lentamente sus palabras, le pellizcan minutos a la hora de ayuno o forzada vigilia para tramar un cuento imaginativo; algún poema de ecos profundos, e inusitada resonancia; la idea insistente que los ronda hasta que se desborda en el ensayo que consigue recrear a sus ancestros. Pero su modus operandi no está considerado, ni mucho menos validado, para acceder a la “casta letrada” que promueven las instituciones.

LA “CASTA LETRADA”
De acuerdo con lo esgrimido en la convocatoria de marras, “la aceptación o el rechazo de las postulaciones no determina su valor e importancia”… a menos que se busque ingresar al Sistema en algún otro momento. Todo el reparto de los heterónimos inéditos de Pessoa podría mirar estas palabras con justo recelo, ya que para obtener la nominación es requerido destacar de entre sus pares por “la trayectoria (pública) del postulante”, “el reconocimiento de la crítica especializada en su disciplina”, así como “los premios y/o distinciones nacionales e internacionales”. Van de vuelta entonces al cajón, apelando al capricho del destino o de algún lector curioso y dedicado que los ponga en su sitio en la improbable posteridad.
Negar de forma intransigente o sostener a ultranza que hay escritores de auténtica valía “en las sombras” tienen el mismo peso como tesis, pero al menos es conveniente brindar a ello el privilegio de la duda antes de acatar que el esquema actual arroja a la palestra sólo a los mejores. Además, destaca la paradoja de que el Código de Ética vigente impediría (considerado à la lettre) cualquier conformación de elencos entre “iguales” para otorgar los consabidos incentivos, ya que “es esencial para el Fonca que se mantengan niveles óptimos de integridad e imparcialidad en los procesos de toma de decisiones y que estos procesos se desarrollen libres de conflictos de interés que obstaculicen el funcionamiento y la transparencia de la institución”.
Sobran ejemplos históricos y coyunturales de los cuestionamientos al esquema de evaluación “recíproca” entre los miembros del gremio intelectual, donde alternadamente se suelen legitimar unos a otros, estrechando sus lazos como un grupo solidario e impermeable a los advenedizos, que en cualquier momento pudieran relegarlos de la nómina.
No obstante, los pensadores están hechos de otra pasta. O eso queremos pensar.

TUTELA MORAL
 No es gratuito que se adjudique a los artistas, y particularmente a escritores, un papel preponderante en la crítica de las desigualdades y la defensa de valores primordiales para la recta convivencia en sociedad. Por esto cabe suponer en nosotros una actitud superior de tolerancia al disenso y capacidad de autocrítica. De esta base partimos, no para menguar en modo alguno derechos adquiridos con esfuerzo y legítimos en sus aspiraciones, sino con el afán de encontrar soluciones viables para la mejora continua de un programa gubernamental de incentivo a la creación de excelencia, que constituye el baluarte vivo de la riqueza cultural de México.
            Por otro lado, apelando al ejercicio en marcha de definir los nuevos presupuestos en las instituciones públicas a partir de base cero, conviene realizar la revaloración de los aportes a la comunidad de los cientos de miembros en activo y por venir del SNCA frente a condiciones comparables de innegable privilegio de los miles de beneficiarios del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), específicamente en el área de Humanidades; como lo plantea la carta abierta fechada en 2013, con el aval de más de 150 intelectuales de primera línea (según los propios parámetros del Sistema), con motivo de las modificaciones a las reglas de operación de 2010, deplorando el retiro de la continuidad en los recursos asignados al gremio artístico, y donde los firmantes cuestionan con acierto: “¿Se consideró que esto era un despropósito y que los creadores no tienen derecho a renovar el apoyo que sí tienen, en cambio, los investigadores en el área de humanidades que dedican muchas veces su tarea a estudiar la obra de esos mismos creadores a quienes hoy se les niega la posibilidad de renovación del estímulo?”
            Para más inri, aquel documento anticipa con fidelidad las reinantes circunstancias de inequidad y falta de pluralidad que planteamos revertir con esta iniciativa.

ACCESO DESDE LA PERIFERIA
Para un creador “fuera del radar”, con absoluta independencia de la calidad de su obra, participar hoy día en la convocatoria de ingreso al SNCA constituye un envite con todas las probabilidades en contra, ya que pueden sortearse con relativa solvencia y seguridad los filtros administrativos y técnicos (prácticamente el 95 por ciento de los proyectos lo hacen), pero el escollo de librar con éxito la Comisión de Selección (conformada en exclusiva por “pares”) es ya insalvable, apelando a los criterios comunes (?) tanto “cuantitativos” como “cualitativos” que se aplican siempre a discreción. Porque el proceso entero es secreto, y los dictámenes, inapelables. A menos que se acudiera en cada caso de controversia por fundados motivos a la Dirección General de Denuncias e Investigaciones que se cita en el acostumbrado aviso del Conaculta. Pero eso no pasa. Aunque para algo estará vigente y operativa dicha instancia, a través de los años.
Porque cualquier polémica al respecto se dirime ya en las redes sociales. Sin mayores consecuencias, por cierto. Son las nuevas tribunas de expresión y de creación, con cientos de herramientas disponibles para texto, audio, video, edición, efectos especiales… y miles de aplicaciones. Está considerada una categoría específica en los fondos estatales y el nacional para los creadores de artes visuales que las emplean, con sendas prerrogativas y cuotas para su promoción exclusiva en ese rubro del quehacer cultural. Aunque también hay propuestas eminentemente literarias que se basan en las exploraciones de dichas plataformas… pero éstas no tienen un lugar en el concierto de las becas.
Ciertas vertientes novedosas de presentar la poesía y otras narrativas, complejas o fragmentarias; principalmente el microrrelato y formas breves de afilar el pensamiento como el aforismo, están dando brillantes resultados al colgarse en la Web, al alcance de todos. Sin papel y sin portadas. Sin reconocimientos, crítica especializada o incentivos institucionales. Desde espacios geográficos dispersos y distantes de los centros neurálgicos de la cultura nacional. El concepto de obra se transforma. Y lo están haciendo los jóvenes. Sin permiso.

LAS REFORMAS
I.         Reconsiderar a la alza la asignación de recursos al Fonca a partir del ejercicio en marcha del Presupuesto Base Cero.
II.        Asignar el 30 por ciento del presupuesto que se estipule por separado para cada categoría del SNCA con el objeto de atender exclusivamente las postulaciones de creadores mayores de 34 años, y sin límite de edad, que no hayan recibido dicha distinción y el respectivo estímulo económico del SNCA con anterioridad.
 III.     Instituir para el caso la categoría de Creador Emergente para la disciplina de Letras en sus diversas especialidades, a saber: Ensayo, Narrativa, Poesía y Traducción Literaria.
IV.       Los criterios de selección para Creadores Emergentes en Letras harán énfasis principal, pero no exclusivamente, en la presentación de proyectos viables de calidad, propositivos y significativos; avalados por muestras en archivos digitales (con extensión por definir) de un oficio creativo de excelencia en su especialidad, comprobado con la evaluación de la correspondiente Comisión de Selección en turno.
V.        Será opcional para Creadores Emergentes la consideración de premios y distinciones, así como la relación de obra publicada en plataformas convencionales (libros, suplementos y revistas); notas, reseñas, invitaciones y constancias de asistencia y/o participación en eventos afines al motivo de la postulación.
VI.       La distinción y el estímulo económico para Creadores Emergentes sólo podrán ser otorgados una sola vez por cada postulante, hasta por un periodo de tres años, de acuerdo con las Reglas de Operación vigentes.
VII.     El Creador Emergente recibirá un estímulo económico correspondiente a diez salarios mínimos durante su periodo de permanencia en el Sistema en esa ocasión, acatando todas las disposiciones evaluatorias y de retribución social consignadas en la convocatoria. 

De alguna manera, este documento termina pareciendo un proyecto para ingresar al Fonca; aunque supera las cinco cuartillas de rigor a doble espacio. Lo que son las cosas.

JD Victoria

viernes, 19 de junio de 2015

En El Universal, de México

Retorno del “dios pensionado” en el suplemento Confabulario.


Por Bloomsday

Revisión a “El conde y la pirata” en la revista Ciencia y Cultura.