domingo, 20 de julio de 2014

Mi testimonio, en Wikipedia

El extenso, exhaustivo y documentado artículo de "Finnegans Wake" en Wikipedia incluye su Repercusión en español.


sábado, 1 de junio de 2013

miércoles, 1 de agosto de 2012

Joyce o la desmesura


Reportaje mexicano, disponible en línea, para celebrar la publicación en Internet de los archivos manuscritos de Joyce que conserva la Biblioteca Nacional de Irlanda.

martes, 14 de febrero de 2012

Finnegan, dios pensionado

Suplemento cultural Artetipos, de La Opinión de Morelos, dedicado a Finnegans Wake.

Él cavó un refugio bajo tierra con la destreza de su prisa al agacharse con esfuerzo para labrar para sí mismo y todo ello le pertenecía & era su anhelo y él sudó su ceño & aplacó a su pandilla de muchedumbres pavoneándose bajo su auspicio en el hospicio para los vivos y él se ganó su pan & colocó en urnas a sus muertos con pavor, aquel ratón de campo eterno como un dragón en vuelo, y él hizo casa & leyes & al piojo fastidioso & al pésimo rufián para nosotros y nos entregó a los gorgojos de algodón con violencia & diligencia & nos libró de todo mal pequeño amén y es un colega & un hombre principal como éamon, aquel libertador grandioso & poderoso, Unfru-Chikda-Uru-Wukru Humphrey Chimpden Earwicker y por dios que él fue engendrado & engendró, nuestro ancestro el más adorado su señoría, hasta que pensó de uno mejor en su casa de viudo adicto de ventannas & vientos con aquel manto sonrojado sobre él de oído a oído de oreja a culo de año en año hasta el final ruborizado de lo que manda el culo a lo que acaba en los oídos. Y si quisiera un beneficio podrían despertarlo los murmullos & rumores de los aduladores & las hierbas susurrantes de la primavera y puede ser otra vez mayo cuando el pájaro fogoso se pare de las ascuas en diciembre. Y se hará de nuevo su voluntad si el alivio al llanto por el mayor de sus menores será dicho. ¿Tienen vinos pa’ mi boda & gemidos para escardar las malas hierbas [por qué no], trajeron novia y ropa de cama & brida para contenerse & plantas de jardín, darán whoopees o alaridos como issa por mi papi & mi muerte que es un? ¿Velorio? ¿Despertar? ¡A casa del güisqui!

¡Un hogar de porquería un agujero del diablo! ¿Me creen borracho & me embriagaron a morir?

Ahora acomódate, buen Mr. Finnymás, señor. Y toma tu ocio & yace seguro como un buen dios pensionado y no andes caminando en las afueras. Seguramente solo te perderías ahora en Healiopolis ciudad del sol en el cielo por la manera en que tus caminos a Kapilavastu dicho alto & a capella son aquellos ventosos serpenteando allá después del monte calvario, el camino de la Sombra del Norte por Northumberland Road y del Quinto Túmulo por Phibsborough Road y la calle del Atraco de Güilas Cadereantes por Watling Street y el arco iris más umbrío en el Camino Principal de Moore Street y moja tus pies tal vez con el rocío de niebla del baño de fuera. Encontrando algún enfermo viejo quebrado & la vieja bancarrota que buscabas o el burro de Patricio en saya al lado del almiar con su herradura colgando, clankatachankata, o una fulana roncando con un infante impuro en una banca. Esto te voltearía contra la vida, así lo haría. Y lo del clima ese mezquino que media también. Partir de Dublín es duro como Nugent sabía, abandonar la despojada & algo enmarañada por el whiskey más exuberante & embriagante que sus campos vecinos infranqueables e insinceros pero que dejan a tu fantasma no tener queja ni agravio. Estás mejor, señor, donde estás, señalado el primero con una cruz para llenar tu traje, con un chaleco de águila de sangre y todo, recordando tus formas y tamaños sobre la almohada de tus rizos de bebé bajo tu sicomoro al lado & al amparo del agua fría en el amnios del salmón celta que desova donde la arcilla de Tory atemorizará a las sabandijas y tienes todo lo que quieres, petaca, guantes, matraz, mechero de ladrillo, pañuelo, anillo y paraguas de ámbar, todo el tesoro de la pira funeraria, en la tierra de almas con Homero añorando la querencia y Brian Boru de mente barroca fraternizando con Barak y el pobre viejo Lonan y Nabucodonosor que bebe del cubo sin boquilla y el Gengis Khan Príncipe de Guinness. Y estaremos viniendo aquí, los sombríos jugadores de zanga, para rastrillar tu gravilla en tu tumba y trayéndote presentes, ¿no lo haremos, fenianos? Y no es nuestra saliva la que escatimaremos sobre ti, ¿es así, druidas? No esas pequeñas imágenes shabtis ruines, sucias como un penique y engaña ojos que compras en voz baja en las tiznadas tiendas para satis de la ciudad. No son sino ofertas de culos fuera del campo. Oloroso a miel a millas & llorando a mares, aquel Doctor Faherty, el médico loco de madison avenue, nos enseñó a bendecirte & hacerte bien. La papilla de amapola en teta bobada del opio de papá es un pasaporte. Y la miel es la cosa más sagrada salida de un hoyo que ha habido, colmena, panal y cera de oído, el alimento para la gloria, (¡cuida de conservar el bote o tu copa de néctar puede que rinda muy poco!) y algo de leche de cabra, señor, como solía traerte la doncella. Tu fama se está extendiendo como ungüento de albahaca pa’l Reyezuelo basilisco desde que los jóvenes irlandeses partidarios de Fintan Lalor te llevaron por la borda con sus gaitas por sobre las fronteras y hay familias completas en hogares más allá de los Botnios en suecia y ellos se ponen nombres de insulto por ti...


Este fragmento reproduce contenido de las páginas 24 y 25. Joyce consumía marihuana (por su glaucoma) y, según aparenta aquí, opio (por gusto, supongo). ¿Existe alguna referencia de esto en otro sitio, además de en las páginas de FW? También, obviamente, era dipsómano.

viernes, 27 de enero de 2012

Nueva versión de la Caída



correrío, pasado lo de Eva y Adán, desde viraje de ribera hasta recodo de bahía, nos trae por un cómodo & amplio vicio cívico de recirculación de vuelta a Howth Castel y Enrededores.

Sir Tristram, violamores, de sobre el mar angosto, había no todavía pasado otra vez & vuelto a arribar desde Norte Armórica a este lado del raquítico istmo de Europa Menor para pelear a puño su aislada guerra peneinsular: ni había habido piedras del alto sawyer por el riachuelo Oconee exageradas más ellas mismas hasta ser jorgios no gitanos fabulosos del condado de Laurens mientras fueron doblando en dublín su número de mendigos madres y padres ininteligibles huraños & tramposos todo el tiempo: ni una voz de un fuego había bramadicho yo soy yo para babautizar tú eres petricio: no aún, sin embargo muy pronto después del hijo venido disfrazado de venado, había un cadetito cabrón & engañoso acabado en el culo de un soso viejo & ciego isaac: todavía no, aunque todo se vale en vanidad & banalidad, estuvieron envueltas & escritas hermanas sosias iracundas con dos en un nathanyjoe. Ni al pudrir una pizca de la malta de ‘pá había Jhem o Shen hecho cerveza por luz en arco y al final del puente rory al oriente el arco iris ceja reina estaba para ser vistos algunos anillos sobre la cara del agua.

La caída (bababadalgharaghtakamminarronnkonnbronntonnerronn-tuonnthunntrovarrhounawnskawntoohoohoordenenthurnuk!) de un alguna vez viejo salmonzuelo par de wall street en apuro por el muro es recontada temprano en cama y más tarde en vida para abajo a través de toda la juglaría cristiana. La gran caída de la pared de lejos implicó a tan corto plazo del aviso la pafcaída de Finnegan, sólido hombre irlandés, que la cabeza de humpty en la colina de él mismo prontamente envía una buena indagación hacia el oeste en busca de sus dedos del pie de dumpty en el pueblo: y su obelisco pica arriba punto y sitio está en el lugar del noqueo en el parque donde naranjas han sido puestas para oxidarse & descansar sobre el verde pasto desde que el primer diablinés amó vivo a livia & al liffey.

¡Qué choques aquí de voluntades de lo que la gallina quiere, ostragodos acallando piscigodos! ¡Brékkek Kékkek Kékkek Kékkek! ¡Kóax Kóax Kóax! ¡Ualu Ualu Ualu! ¡Quaouauh! Donde los batallarios partisanos Bodelerios con cimitarras están aún sin posibilidades para dominar & aniquilar como profe de mate a Malocus Migrañas y los Verdones con lanzas están catarrojando las canibalísticas de cañón de su venida lejos de los Chicos blancos de Cabeza Encapuchada. Puerta al cerco y azotes de búmeran. ¡Prole de la tierra de cabrones sodomitas, sea yo miedo! ¡Sanglorianos sin gloria, salven! Reclaman brazos con lágrimas, horrorizando. Mate y mate y mate: a todos, a todos. ¡Qué oportunidad abrazan, qué castillos aireados y ventilados! ¡Qué ofrecemeamores seducidos a pecar por qué egoteabsuelvos! ¡Qué sentimiento de verdad por sus cavellos con qué extraña voz del falso hiposo jacob! ¡Oh oye aquí cómo tumbado & habiendo merodeado en howth ha encontrado el polvo oscuro del ocaso el padre de los fornicacionistas pero, (¡Oh mi alguien de escalera brillante!) cómo ha finabarcado el más alto firmamento la señal celestial de sutil anuncio! ¿Pero era esa? ¿Iseult? ¿Es eso? ¿Antes eran adivinos? ¿Estamos seguros? Los robles de antaño ahora yacen en paz como turba todavía dormidos donde las cenizas están puestas. Cae en tentación si es tu voluntad pero, tienes que levantarte: y no tan pronto o la farsa por el momento devendrá en un asentado final de fénix secular & circular.


Eric Rosenbloom, uno de los mejores expertos del mundo en "Finnegans Wake", opina:

"Your Spanish version is great! It has exactly the rhythm of the original, which I think is the most important thing. Some nice creative touches, too... A delight to read."

miércoles, 7 de julio de 2010

Patricio Pron recomienda mi traducción en El Boomeran(g)

Con el título Dos intraducibles, traducidos, el escritor argentino Patricio Pron comenta el libro “Estela de Finnegan” en su espacio de El Boomeran(g), blog literario desarrollado con el auspicio del periódico español El País.

Unos días atrás hablábamos de ese tipo de literatura que llamamos la traducción. Quizás valga la pena pues reseñar dos traducciones recientes que consideramos pequeños pero auténticos hallazgos.

La primera es la de Finnegans Wake, el extraordinario texto de James Joyce que habitualmente es considerado intraducible por la crítica. No se trata sólo de que, como muchos otros textos, el Finnegans esté repleto de juegos de palabras, chistes de difícil traducción, arcaísmos, palabras inventadas y voces deformadas: se trata de que el Finnegans "es" solamente esas cosas (a las que deben sumarse cientos de palabras procedentes de otras tantas lenguas y un tema que, por esta razón, resulta casi impenetrable). A modo de ejemplo de su complejidad, puede citarse un párrafo de su primera página:

Sir [Almeric] Tristram [Tristán], violamores, de sobr'el mar angosto, había no todavía [pasadotravez] vueltoarrivar desde North Armorica a este lado del raquítico istmo de Europa Menor par'empuñapelear su penisaislada guerra: ni [había] habido piedras de [jonathan] altósawyer por el riachuelo Oconee exageradas ellasmismás hasta [ser] gorgios del condado de Laurens mientras fueron dubliando su númer todo el tiempo: ni unavoz de unfuego [había] bramadicho mishe mishe [yo(soy)yo] para babautizar túerespetricio no todavía, aunque muipronto después, habí'un chicadete culacabado [a] un soso viejo isaac [butt]: no todavía, aunque todo se vale en vanaldad, fueron envueltas [seducidas] hermanas sosias iracundas con dosún nathanyjoe [jonathan (swift)]. [Al] Pudrir una pizca de la malta de pá' había Jhem o Shen hecho cerveza por luzarco y al final del [puente] rory el arcoiris [cimarreina] estaba para ser vistos algunosanillos sobre la caragua.

Quien haya pensado alguna vez que el Ulysses era un libro de difícil lectura puede regresar ahora a sus páginas con el convencimiento de encontrarse casi ante un texto para niños. De algún modo, el Finnegans es lo más parecido a una escritura sobre nada, a un texto que es él mismo silencio. Mientras que la editorial Houyhnhnm Press ha publicado en marzo de este año en colaboración con Penguin una edición "críticamente enmendada" editada por Danis Rose y John O'Hanlon, la edición española de la obra (publicada por Lumen en 1993, en traducción de Víctor Pozanco) se encuentra agotada. Me dicen que será reeditada en breve pero, mientras tanto, los lectores que deseen acercarse al texto pueden encontrar un meritorio esfuerzo de traducción aquí.

Se trata de la traducción del primer capítulo de la obra, realizada por iniciativa propia por el poeta mexicano J. D. Victoria. En mi opinión, la traducción es buena (aunque desde luego, y por el tipo de texto que es elFinnegans, los criterios para determinar si una traducción es buena o no lo es no tienen validez alguna aquí), pero lo interesante es que se trata de un esfuerzo personal, surgido del amor de un lector por un texto y de su deseo de compartir ese texto con otros lectores, y no el resultado de un encargo editorial; es decir, una actividad esencialmente antieconómica.

Maravillosamente resuelta está también otra traducción reciente de un texto considerado imposible de traducir. Se trata de la que hace el poeta y crítico mexicano Julio Trujillo del poema de Lewis Carroll "Jabberwocky" (aquí). Además de repasar brevemente las traducciones previas al español, Trujillo evoca la discusión entre Alicia y el lúcido Humpty Dumpty y, acertadamente, extrae de ella una poética para fundamentar sus elecciones como traductor. El resultado es "El Baraúndo", un poema que, como todas las muy buenas traducciones, es autónomo y al mismo tiempo tiene una relación directa con otro texto que lo precede. Vale la pena prestar atención al pequeño ensayo que acompaña la traducción de Trujillo.